top of page

COACHING DEPORTIVO: Una herramienta para el alto desempeño

¿Para qué incorporar el coaching deportivo en la vida de un deportista, en qué se basa y cuáles son sus beneficios?


El coaching deportivo es una metodología que brinda al deportista la posibilidad de explorar, identificar y potenciar su talento y complementarlo con el desarrollo de habilidades adicionales que reconozca como necesidad para que su rendimiento crezca, apoyado de un plan de acción que alcance sus objetivos.

Durante el proceso de coaching deportivo se fomenta la adopción de un estado de conciencia que el deportista podrá activar continuamente, siendo capaz de reconocer los pasos que lo dirigen hacia un óptimo desempeño y aquellos que disminuyen su capacidad de conseguirlo.


El desarrollo del talento y establecer un camino para el aprendizaje son los objetivos finales del coaching deportivo. (Unisport, s.f.)

El coaching deportivo no otorga poderes sobrehumanos

El coaching deportivo tiene el riesgo de ser percibido como una opción para otorgarle a un equipo o deportista poderes especiales para obtener resultados casi mágicos de manera instantánea, pues no hay nada más lejos de la realidad que pensar que este proceso transformará en súper héroe a un deportista, siendo capaz de lograr todo lo que se propone, únicamente con el convencimiento.

Creer que es posible, si bien es importante, es apenas un primer paso, el cual necesitará ir acompañado con un proceso físico y mental bien planificado, alineado integralmente a la realidad del deportista, a sus objetivos específicos y la claridad del camino a seguir para alcanzarlos.


¿Qué puede esperar un deportista del coaching?

En un proceso de coaching deportivo profesional, el éxito se atribuye a la actitud con la que el deportista asume el proceso, una actitud de disciplina y compromiso consigo mismo para trabajar en lo que identificó importante para él y que necesita fortalecer o cambiar.

Cada deportista es único y como tal requiere de un proceso personalizado, en sincronía con sus necesidades, siendo fundamental diferenciar lo que se quiere de lo que se necesita trabajar, esto último surge de una exploración consciente de lo que demanda su rol dentro de un equipo o en su meta individual, de los recursos con los que cuenta y de la visión de un objetivo real y alcanzable.

Cuando el deportista experimenta un primer resultado, producto de su involucramiento, compromiso y esfuerzo durante el proceso, adquiere la habilidad de identificar nuevos desafíos en los que sus planes de acción son cada vez más efectivos para conseguir su propósito.


¿Cómo se lleva a cabo el proceso? Desde mi experiencia con equipos de alto rendimiento y deportistas individuales, he identificado tres enfoques que han permitido hilar de forma consistente y segura el aprendizaje y fortaleza mental del deportista, estos son: Integralidad, Objetivos y Fórmulas de Éxito.


Integralidad: El equilibrio entre lo personal y deportivo es primordial para alcanzar el Estado Flow, aquel estado en el que disfrutamos de lo que hacemos y logramos que nuestro desempeño sea lo que queremos que sea.

La integralidad plantea reconocer que antes que ser deportista, se es ser humano, siendo un factor determinante el encuentro con uno mismo, reconociendo ideas, pensamientos y emociones propias, así como el camino y el destino al que se dirige.

  • Artículo recomendado: “Coaching: Herramienta clave en el liderazgo y la búsqueda de plenitud en las organizaciones”.


Objetivos: Son varias las razones por las que se suelen incumplir los objetivos, algunas veces se debe a la ausencia de conexión entre un interés real y la meta planteada, este caso puede darse cuando el deportista descubre que el sueño no era de él sino de alguien más. Si el objetivo que se establece surge de una reflexión profunda y genuina del deportista, acompañado de la claridad de su motivación para lograrlo, encontraremos que el compromiso, disciplina y disposición para conseguirlo fluirá, incluso en la adversidad.


Cada objetivo validado a conciencia por el deportista será el norte hacia el cual se dirigirá el proceso de coaching y con ello, el plan de acción que diseñe para conseguirlo.

Fórmulas de Éxito: Una fórmula de éxito es una lección aprendida, en la que se ha tenido la claridad del paso a paso hasta llegar a un resultado esperado.

Es posible crear una fórmula de éxito, incluso a partir de un resultado adverso, esto se logra cuando el deportista ha logrado identificar algo que sí funcionó y lo encapsula para volverlo a aplicar, al igual que algo que no funcionó, para corregirlo; estas representan fórmulas probadas, propiciando un aprendizaje continuo, cada vez más desafiante y por lo tanto con mayores éxitos.


Asumir nuevos desafíos puede volverse un hábito, especialmente cuando la motivación es perseguir tus sueños.

Las 4 áreas claves para un deportista

El coaching deportivo plantea herramientas prácticas y acciones concretas sobre 4 áreas de impacto directo en el desempeño del deportista:

  1. Física: gestión del dolor físico y agotamiento, así como control físico del estrés.

  2. Técnica: esquema corporal y técnicas de visualización.

  3. Táctica: toma de decisiones, entendimiento de estrategias.

  4. Mental: motivación, autoconfianza, concentración y autocontrol.

Un análisis profundo y consciente de cada una de estas áreas brindará al deportista la oportunidad de trazar un plan que aproveche sus áreas de mayor fortaleza y nivele aquellas que necesita reforzar.


¿Qué considerar a la hora de elegir un coach?

La práctica del coaching deportivo y del coaching en general tiene el desafío de dar a conocer, en un lenguaje común y práctico, lo que se debe esperar del coaching profesional, en el que el coach tenga un nivel formativo de alta calidad, así como experiencia que avala su trabajo, estableciendo diferencias con otras propuestas enmarcadas dentro de charlas motivacionales u otro tipo de servicio que no puede ser calificado como coaching, para ello se recomienda contar un coach credencializado.


La International Coach Federation – ICF credencializa coaches profesionales y provee un código de ética y competencias claves que establecen un marco de referencia para la práctica profesional y responsable del coaching. Para conocer las competencias o habilidades que respaldan el nivel de servicio de un coach ICF, pueden visitar el siguiente enlace Competencias Coach ICF.


Lo que comentan los deportistas sobre el coaching deportivo

Cada vez que recibo retroalimentación de los deportistas respecto al aporte que logran durante una sesión o de un proceso global de coaching, reafirma el valor del coaching deportivo en su aprendizaje y crecimiento.

Comparto algunos comentarios de deportistas de alto rendimiento, quienes comentaron algunos beneficios que encontraron en el coaching deportivo:

  • Ha sido fundamental para mi carrera y para llegar donde estoy hoy en día.

  • Me ha funcionado, siempre lo utilizo.

  • Es importante charlar sobre emociones y lo que siento antes, durante y después del partido.

  • Expresar cómo me siento dentro de un equipo, con compañeros y cuerpo técnico es clave para mantenerme enfocado.

  • Me permite tener un punto de vista que inicialmente no podía ver.

  • Me ayuda a mantenerte positivo y enfocado.

  • Me ayudó con temas que eran difíciles de llevar y me permitió disfrutar, sin dejarme afectar por aspectos externos que estaban fuera de mi control.

  • Me ayudó a darme cuenta de mis errores.

  • Firmemente creo que el coaching deportivo me ha ayudado en mi vida como deportista.

Comments


bottom of page