Cambio, crisis y reinvención

Cuando los de mi generación (los afectos a clasificar las cosas nos dicen Generación X) éramos jóvenes normalmente acudíamos a un local de arrendamiento de películas para solicitar el último estreno; las políticas de cada local variaban pero, en general, el cliente dejaba la cédula o algún dinero en prenda y podía llevarse la película a su casa en un “moderno” formato Beta o VHS; luego regresaba la película y quizás se llevaba una distinta a casa.


Otro de los entretenimientos intergeneracionales ha sido desde siempre ir a la playa; recuerdo que cuando iba a ella, poníamos el rollo (si usted es un millennial no se preocupe si esto le suena raro) en la cámara y se procedía a presionar el botón hasta que el rollo se acabara; posteriormente lo llevábamos a un centro de revelado y luego de varios días nos entregaban las fotos impresas.


Algunos años después, si queremos ver una película solo tenemos que prender el televisor, el celular o la tablet y, con un pago mínimo, tenemos miles de títulos a nuestra disposición; si queremos tomar fotos solo sacamos nuestro celular y podemos compartir estas imágenes en tiempo real con cualquier amigo en cualquier lugar del planeta.


¿Qué ha pasado? Sencillamente las cosas cambiaron y eso significó para algunos una crisis que los dejó sin trabajo (los técnicos de revelado, por ejemplo) y para otros, mayores facilidades y diversión.


El cambio es la transición de un estado a otro, el cambio se convierte en crisis cuando no estamos preparados; un cambio es, por ejemplo, que la tecnología mejore y en lugar de que los consumidores tengan que llevarse una película a su casa puedan prender su televisor y verla sin ningún problema; crisis es cuando esa tecnología no la tengo yo y sí la competencia; cambio es que las cámaras digitales y celulares me ahorren el tiempo de revelado, crisis es cuando lo único que sé hacer es revelar rollos fotográficos.


El cambio es la transición de un estado a otro; la crisis es la ruptura de la continuidad, el cambio se convierte en crisis cuando no estamos preparados… cambio es que las cámaras digitales y celulares me ahorren el tiempo de revelado, crisis es cuando lo único que sé hacer es revelar rollos fotográficos.

Podemos decir entonces que una crisis es un cambio inesperado luego del cual las cosas no serán como antes, es la interrupción de un proceso, la ruptura de la cotidianidad… ¿otro ejemplo? …en algún lugar del mundo alguien se toma una sopa de murciélago y unos meses después nadie en el planeta puede tener una vida normal.


Lo importante es adoptar una actitud de alerta ante los cambios que se nos puedan presentar, quedarnos quietos no nos protege; algunos pueden pensar “si me quedo quieto no va a pasar nada y estaré a salvo de este mundo que se mueve tan rápido” pero en la actualidad si decide quedarse quieto también ha decidido cambiar…pero cambiar para peor.


En una especie de ignorancia consciente tratamos de pensar que las cosas no evolucionan, no varían, pero el cambio también afecta nuestra vida profesional; nuestros conocimientos y habilidades tarde o temprano quedarán obsoletos, lo que sabemos podría ya no servirnos, lo que aprendimos en la universidad no nos será útil; hay una ruptura entre nuestras competencias profesionales y lo que la sociedad necesita; por decirlo de alguna manera podemos llegar a ser los nuevos técnicos de revelado en un mundo de celulares y cámaras digitales.


Si usted aspira a cierta estabilidad debe entrar en un proceso de evolución permanente, recuerdo que Jack Welch, ex CEO de General Electric dijo alguna vez “si el mundo cambia más rápido que tu empresa, el final está cerca”; me parece que lo mismo sucede con los profesionales, debemos capacitarnos continuamente, innovar la manera en que brindamos nuestros servicios, ya sea que lo hagamos de forma independiente, emprendamos un negocio o seamos empleados en una empresa.


Una crisis es un cambio inesperado luego del cual las cosas no serán como antes, es la interrupción de un proceso, la ruptura de la cotidianidad…en algún lugar del mundo alguien se toma una sopa de murciélago y unos meses después nadie en el planeta puede tener una vida normal.

Claro está que eso podría poner una presión adicional sobre nuestras vidas personales, pero el cambio y la evolución son leyes de la naturaleza, la naturaleza es esencialmente insegura; lo que ahora es inmutable, fijo y cierto antes fue cambio y evolución rodeado de incertidumbre; las “normalidades” de hoy fueron los cambios ayer y los cambios de hoy serán las “normalidades” de mañana.


Tomemos el caso de su profesión, probablemente si está ligada al campo de la informática o de la tecnología, ésta no existía hace 15 o 20 años; y lo mismo sucede con las clásicas profesiones relacionadas con los negocios; antes era suficiente con estudiar administración de empresas para gerenciar una organización, ahora cuenta con un amplio abanico de posibilidades, puede escoger estudiar carreras de marketing, finanzas, talento humano, entre otras; hay además profesiones relativamente nuevas como el coaching, el marketing digital, el growth hacking manager o la telecirugía.


Para adaptarnos al cambio y evitar la crisis hacemos nuestra propia combinación de conocimientos; rediseñamos nuestro portafolio de competencias para fortalecer la carrera profesional. He visto profesionales de marketing haciendo posgrados de administración de empresas y profesionales en administración de empresas haciendo posgrados de marketing; nos movemos de especialistas a generalistas y de generalistas a especialistas y así poco a poco tratamos que el ritmo del cambio en nuestros conocimientos no se vea sobrepasado por el ritmo del cambio del mercado laboral.


Nos movemos de especialistas a generalistas y de generalistas a especialistas y así poco a poco tratamos que el ritmo del cambio en nuestros conocimientos no se vea sobrepasado por el ritmo del cambio del mercado laboral.

Un profesional debería invertir su tiempo en hacer un análisis de cuáles serían sus puntos fuertes y sus debilidades; de hecho, sería conveniente realizar un FODA personal y luego enriquecerlo y contrastarlo con las opiniones de gente que lo estime y que pueda ser objetiva; eso daría un punto de partida para la elaboración de un plan de desarrollo de su carrera.


Siempre he escuchado que la gente odia el cambio y trata de mantenerse en su zona de confort, puede ser que sea cierto en alguna medida pero hay que tomar en cuenta que la humanidad ha progresado gracias a una actitud de continuo aprendizaje; pasamos de las cavernas a edificios inteligentes, de señales de humo a celulares y de carretas a vehículos espaciales; hemos lidiado con el cambio desde que existimos, el problema realmente se da cuando no le vemos sentido al cambio, cuando no podemos determinar cuál es la oportunidad que nos trae y cuando no tenemos las habilidades para hacer esa transición; cada profesional es el CEO de la empresa más importante que es su vida; recuerden…no hay crecimiento sin cambioaprovechémoslo para avanzar.